Equipo de E2M

23 de November de 2023
Perspectivas energéticas en Latinoamérica y el Caribe.

Categorías

La Agencia Internacional de Energía (AIE), en su reporte de Perspectivas Energéticas 2023, en su apartado de Latinoamérica y el Caribe, identificó ciertas áreas clave para la elaboración de política pública de los países de la región; a su vez, da a conocer datos reveladores sobre el estado de la energía y el grado de avance de las energías renovables.

En primer lugar, uno de los supuestos que tenemos que asumir, es la pobreza energética de la región: de acuerdo a la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), el 15% de la población que no tiene acceso a un tipo de vivienda promedio (es decir, ya sea con acceso a agua potable o drenaje por ejemplo), tampoco tiene acceso a la electricidad. México, por ejemplo, se encuentra por debajo de la media con el 5.6%, mientras países de Centroamérica como Guatemala y Honduras, sobrepasan el 37%. Así mismo, se estima que cerca del 11% de la población, utiliza leña para la cocción de alimentos (en E2M vimos que la población rural en su mayoría utiliza esta fuente térmica).  

Sin embargo, la electrificación en Latinoamérica y el Caribe, tiende al alza y se han cubierto huecos de crecimiento durante los últimos 20 años. Este avance se ha logrado principalmente por fuentes energéticas no contaminantes, donde la presencia energética del carbón, por ejemplo, es menos intensa que la media mundial.

Por ejemplo, podemos ver que el carbón, en relación al consumo mundial, es una parte considerablemente menor. En suma, los combustibles fósiles representan el 60% del Mix de energía para la generación eléctrica, muy por debajo del 80% del promedio global. Solamente la generación hidroeléctrica contribuye el 45% al suministro eléctrico en la región. La CEPAL en el mismo estudio citado, ha destacado la riqueza hídrica de la región, pero contrasta con el acceso al agua potable: en Latinoamérica y el Caribe es más fácil acceder a la electricidad que al agua potable como tal.

En contraste, los combustibles fósiles como el petróleo y sus derivados, tienen una presencia dominante, principalmente para el transporte. Pero a su vez, la presencia de biocombustibles es dos veces mayor que la media global. Esto se debe principalmente a que Brasil es el sublíder de producción de biocombustibles como el etanol y el biodiesel, por lo que no es una tendencia de la región, donde sólo Argentina tiene una política pública enfocada a su producción. 

La IEA enfatiza la importancia de mejorar la eficiencia energética en la región. La electrificación de la población es clave, pero eficientar su generación, distribución y uso es fundamental. Impulsar la adopción de fuentes renovables, no es solamente una política pública hecha por capricho, sino es congruente con el acceso a la riqueza de recursos en la región.

Para ello, destaca la IEA, es necesaria una disminución gradual de los subsidios a los combustibles fósiles e incentivar abiertamente la financiación de proyectos de energías renovables. La reducción artificial, mediante subsidios del Estado, de los costos de combustibles fósiles, ha desincentivado el ahorro energético, y por lo tanto, atrofia la eficiencia energética. 

En este escenario, ¿los países de Latinoamérica y el Caribe podrán alinearse y cumplir los objetivos para el 2030? La conclusión de la IEA es que la dirección es la adecuada, pero es importante acelerar el ritmo. Por un lado, es fundamental que la reducción de emisiones, se enfoque en la agricultura y el uso de la tierra, ya que regionalmente, el 45% de las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de este sector. Por otro lado, la desigualdad económica es un factor que define negativamente el acceso a la energía, donde el 10% de la población genera el 40% de las emisiones contaminantes. El acceso asequible a la energía limpia y la electrificación de los sectores más vulnerables, son fundamentales para el desarrollo de la región.

Contenido relacionado

Noticias

Electromovilidad en México: ¿cómo vamos?

México es un referente de la industria automotriz y se está convirtiendo en un polo de atracción para el desarrollo de vehículos eléctricos, sin embargo, su circulación en las calles de México necesita más kilometraje.  De acuerdo a la AMIA (Asociación Mexicana de...

Leer post

0
Nos encantaría tu opinión, por favor comentax
Compartir